Reforma Al Régimen Penal Tributario

Mediante el artículo 280 la ley 27.430 se ha derogado la ley penal tributaria hasta entonces vigente (n° 24.769), estableciendo un nuevo régimen.

El nuevo ordenamiento que rige la materia penal tributaria tiene la característica particular de no constituir una ley autónoma (como venía siendo), sino que quedó incorporado en la ley 27.430 mediante el artículo 279 bajo el TÍTULO IX – RÉGIMEN PENAL TRIBUTARIO.

A continuación enumeraremos las principales modificaciones que trae el nuevo régimen con relación al anterior:

Se elevaron los montos de condición objetiva de punibilidad para (i) evasión simple de $400.000 a $1.500.000; (ii) para el caso de evasión agravada por el monto de $4.000.000 a $15.000.000 (art. 2 inc a); (iii) en casos evasión agravada por la utilización de personas interpuestas o mecanismos para dificultar la identificación del verdadero sujeto obligado, y evasión agravada por utilización fraudulenta de beneficios fiscales el monto pasó de $800.000 a $2.000.000 (art. 2 inc. b y c)

A su vez en el inciso d) del artículo 2, que trata el caso de evasión agravada mediante la utilización de facturas, se coloca como condición objetiva de punibilidad que el monto del perjuicio generado mediante dichos instrumentos sea de $1.500.000, es decir, el monto de la evasión simple. Con ello se zanja una vieja discusión que existía bajo el antiguo régimen. La redacción de la ley 24.769 no establecía monto para el caso de evasión con la utilización de facturas, lo que daba lugar a que algunos considerasen que alcanzado el monto de la evasión simple, si hubiera habido utilización de facturas (sin importar el monto) ello ya era suficiente para incurrir en el tipo agravado. Mediante la nueva redacción esa interpretación queda absolutamente descartada ya que específicamente se establece para que quede configurado el tipo agravado “que el monto del perjuicio generado mediante dichos instrumentos sea de $1.500.000”.

A pesar de una postura circunstancial actual del Ministerio Público Fiscal, la jurisprudencia ha entendido durante los últimos años que los nuevos montos fijados por la ley rigen para sucesos anteriores a su sanción, en virtud de la aplicación de la ley penal más benigna, principio de raigambre constitucional.

2- Se eliminó la pena de multa para las personas de existencia ideal, manteniéndose el resto de las sanciones que preveía el régimen derogado: suspensión de actividades, suspensión para participar en concursos o licitaciones estatales, pérdida de beneficios estatales, etc.

3. Se aumentó el monto previsto para la comisión del delito de apropiación de recursos de la seguridad social y de apropiación indebida de tributos de $20.000 y $40.000 –respectivamente- a $100.000. Asimismo, se ampliaron los plazos para que quede configurado el delito. Con el antiguo régimen se configuraba a los 10 días hábiles del vencimiento del plazo para el pago, actualmente el plazo es de 30 días hábiles.

4- Se establece que el organismo recaudador no formulará denuncia penal cuando surgiere manifiestamente que no se ha verificado la conducta punible dadas las circunstancias del hecho o por mediar un comportamiento del contribuyente o responsable que permita entender que el perjuicio fiscal obedece a cuestiones de interpretación normativa o aspectos técnico contables de liquidación. Asimismo y exclusivamente a estos efectos, podrá tenerse en consideración el monto de la obligación evadida en relación con el total de la obligación tributaria del mismo período fiscal.

Del mismo modo, no corresponderá la denuncia penal cuando las obligaciones tributarias o previsionales ajustadas sean el resultado exclusivo de aplicación de las presunciones previstas en las leyes de procedimiento respectivas, sin que existieren otros elementos de prueba conducentes a la comprobación del supuesto hecho ilícito.